miércoles, 26 de noviembre de 2014

Huevos "Cocotte" con Chorizo

Tengo a las amigas pidiéndome recetas, la verdad que estoy encantada, a mí me gustan los retos y sobretodo en la cocina. Una de ellas, el otro día, me contó que estuvo hace poco en un restaurante y que se pidió de postre un coulant de chocolate, que si no podía intentar hacérselo yo… Y me puse a ello, este fin de semana me dará su veredicto pero algunos ya lo han probado y estoy muy contenta con las reacciones, todas positivas. Seguramente que pronto pondré la receta de este suculento postre, voy a hacer felices a los amantes de choco otra vez!! Bueno y de hecho os animo a vosotros también a hacerme sugerencias de recetas, espero vuestros comentarios…
En fin, a lo que voy, me piden recetas de todo tipo, y esta la dedico a los que quieren recetas fáciles, rápidas y por supuesto sabrosas (anda que no piden... algo más?) Así que, vale, es otra receta con huevo pero es que es tan rica que hubiera sido pecado no compartirla con vosotros. Podréis comprobar que es sencillísima de elaborar y cuando no tenéis mucho tiempo para comer, estos huevos “cocotte” con chorizo son ideales. A la hora de comerlo te encuentras con todos los sabores y la combinación de ellos es simplemente perfecta. Una delicia.

 
Para 2 personas:
4 huevos
Chorizo
Nata
Mostaza “à l’ancienne” (la de los granos)
Queso Parmesano (en cuña y se ralla)
Sal y Pimienta

Para empezar necesitamos unos recipientes donde se va a preparar cada huevo “cocotte” por separado. Dependiendo de la medida podremos preparar 2 pequeños (1 huevo en cada recipiente) o 1 grande (los 2 huevos en el mismo recipiente) por persona. Yo los use pequeños así que hice 2 por persona.
Ponemos a precalentar el horno a 200ºC.
Mezclamos la nata, unas 2 cucharadas con la mostaza, 1 cucharadilla y repartimos la mezcla en el fondo de cada recipiente.


Cortamos unas lonchas de chorizo, más o menos 3 por recipiente pequeño, troceamos las lonchas y las ponemos encima de la mezcla nata-mostaza. Nos quedamos con unos trozos para poner encima al final.


Rallamos un poco de queso parmesano y repartimos en los recipientes.


Echamos 1 huevo por recipiente pequeño o 2 si es grande.
Salpimentamos a gusto y ponemos los trozos de chorizo que nos quedan y un poco más de queso parmesano rallado.


Vamos a cocer las “cocottes” al baño maría. Para eso, en una fuente ponemos papel albal (es para evitar que se entrechoquen los recipientes) y una vez los recipientes puestos encima del papel albal echamos agua hirviendo en la fuente y lo metemos todo al horno durante 6 a 8 minutos.


Cuidado con no quemarnos al sacar las “cocottes” de la fuente, ya sé que hay ganas de probarlas enseguida pero primero la seguridad.


Espero que os guste, a nosotros mucho, desde entonces me he hecho adicta a los huevos “cocotte” porque lo bueno es que podéis hacerlos de lo que queráis, con un poco de imaginación podéis inventar unos platitos para rechuparos los dedos!!
Bon appétit!!  

martes, 18 de noviembre de 2014

Carrot Cake (Bizcocho de Zanahoria) & Velouté de Calabaza

Llevo un tiempo queriendo hacer un carrot cake, lo probé una vez y me gustó pero dudaba en intentar elaborarlo porque sale un poco de lo normal, me explico, si te dicen: “¿quieres pastel de zanahoria?” pues tu reacción lógicamente es de poner mala cara, sí sí, no digáis que no, yo la puse también!! Pero sabéis qué? Esta realmente delicioso!! Y bueno, al ser de verdura, te deja la consciencia más tranquila después de haberte comido un trozo… ya me entendéis… ;)
Por lo tanto estuve buscando la receta ideal, seleccione algunas y al final encontré la que más me convenía, la del verdadero carrot cake made in U.S.A. con su glaseado de cream cheese. Y luego, pensé que aún tenía la calabaza de halloween del peque llamándome a gritos, después de la fiesta sería una pena no aprovecharla. Entonces tuve la idea de sustituir la zanahoria por la calabaza y me quede muy satisfecha con el resultado y los que lo probaron también... Voló en media hora!!
 
 
Versión Navidad / Año Nuevo
 
Para el bizcocho: (molde de 20cm Ø y alto)
4 huevos
180 g de aceite de girasol
250 g de azúcar moreno
250 g de harina
2 cucharadillas de extracto de vainilla
1 cucharadilla de nuez moscada en polvo
2 cucharadillas pequeñas de canela
1 sobre de levadura química
300 g de zanahoria o calabaza rallada
120 g de nueces troceadas

Para el glaseado de cream cheese:
50 g de mantequilla o margarina
100 g de queso tipo Philadelphia
200 g de azúcar glas
Un poco de zumo de limón

Ponemos el horno a precalentar a 175ºC.
Con una batidora eléctrica de dos varillas mezclamos los 4 huevos con el azúcar moreno. Incorporamos entonces el extracto de vainilla, la nuez moscada, la canela y el aceite poco a poco. Mezclamos bien.
Añadimos la harina y la levadura, giramos primero con la batidora apagada y la encendemos aumentando la velocidad progresivamente, debemos obtener una masa lisa.
 

Echamos la zanahoria o la calabaza previamente rallada y las nueces troceadas. La masa coge más consistencia en esta etapa de la receta, por eso mezclamos bien ahora con una espátula o una cuchara de madera hasta obtener un resultado homogéneo.

 

Echamos un poco de aceite en el molde con un poco de harina, quitamos el sobrante. Si se usa un molde de silicona como yo, no echamos nada (mi molde es de la tienda Casa, si pensáis comprar uno os lo recomiendo porque va genial). Vertemos la preparación y lo metemos al horno durante aproximadamente una hora, depende del horno, os aconsejo vigilar a partir de los 50 minutos, metemos la punta del cuchillo, tiene que salir limpia.
Una vez fuera del horno, cuando hayan pasado unos 10 minutos más o menos, sacamos el bizcocho con cuidado del molde y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.
Preparamos el glaseado cuando se haya enfriado totalmente el bizcocho, yo hice el bizcocho por la tarde, lo metí luego toda la noche en la nevera e hice el glaseado el día siguiente. Primero trabajamos la mantequilla (NO derretida) con el azúcar glas y un poco de zumo de limón, lo suficiente para darle sabor. Añadimos el queso y batimos para mezclar bien, aunque no mucho para evitar que se vuelva la preparación muy líquida. Cortamos el bizcocho en dos capas para poder rellenarlo con la mitad del glaseado. Y finalmente extendemos la otra mitad por todo el bizcocho formado de nuevo.


Podemos poner unas nueces para decorar u otras cosas, a gusto de cada uno. Volvemos a meter el bizcocho en la nevera para que se fije un poco el glaseado de cream cheese y llamamos a los amigos para invitarlos a tomar el cafelillo ;)
Espero que os guste, es una receta muy fácil de preparar así que os animo a hacerla porque es realmente sorprendente!! No dudéis en dejar un comentario si hay dudas o para contarme como os ha salido…
Bon appétit!!

 
 
22/11/2015 Os aconsejo usar la cream cheese de mi receta del Red Velvet, más ligera y más rica para mi gusto, aquí la podéis encontar.

Bueno y como una receta puede esconder otra, aquí os dejo otra maravilla: un velouté de calabaza. Dado que me quedaba bastante, decidí hacer este velouté y congelar el resto… Lo que cunde la calabaza!

 Velouté de calabaza


Para 4 / 5 personas:
500 g aprox. de calabaza
1 cebolla
200 ml de nata liquida
Sal y pimienta
Aceite
Nuez moscada (optativo)

Cortamos en dados grandes la calabaza. En una cacerola (donde soléis hacer sopa o puré) freímos la cebolla cortada en juliana finita en un poco de aceite, cuando se vuelva translúcida añadimos la calabaza y cubrimos con agua, sin sobrepasar los trozos de calabaza.
Dejamos hervir durante más o menos 45 minutos, hasta que entre el tenedor fácilmente en uno de los dados de calabaza. Trituramos todo y añadimos la nata, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Y voilá!!

jueves, 13 de noviembre de 2014

Huevos Benedictina & Langues de Chat (galletas para el té)

Seguramente que ya os habéis fijado en ese fenómeno que empieza a extenderse poco a poco, en la capital está muy de moda ir a tomar el brunch y por ir a probarlo con mis queridas amigas os puedo asegurar que vale la pena. Nosotras fuimos a un sitio llamado Café Oliver en Madrid, todo estuvo muy rico y el servicio impecable y agradable, por si le interesa a alguno de vosotros!! El brunch sucede a medio camino entre un desayuno tardío y una comida temprana. Y bueno, me gustó tanto que quise repetirlo en casa para compartirlo con la familia esta vez, y sabéis que? Es súper fácil de hacer, mucho más de lo que me imaginaba. Os voy a dar la receta de los huevos benedictina que es lo más importante a la hora de preparar un brunch. Hay varias etapas entre las cuales está la de realizar la salsa holandesa pero no os preocupéis que es muy sencillo y rápido. Además, en general todos los ingredientes los tenemos ya en casa, es una receta ideal para los domingos.
 

Para la salsa holandesa:
2 yemas de huevos (guardamos las claras en un recipiente hermético y en la nevera, luego diré como usarlas sin tirarlas)
100 g de mantequilla (o margarina)
2 cucharadas de agua fría
Limón
Sal y pimienta

Para los huevos benedictina (2 pers.):
2 huevos
Pan de pueblo (los Petits Pains son ideales, hasta se puede usar pan de molde)
Jamón de york 
Salsa holandesa

Empezamos con la salsa holandesa, en una pequeña cacerola batimos las 2 yemas, el agua fría, un poco de sal y de pimienta y una cucharada pequeña de limón. La ponemos a calentar a fuego lento sin dejar de remover con un batidor hasta que espese la mezcla. Entonces añadimos la mantequilla por trocitos, uno a uno, bajamos el fuego si es necesario, lo podemos apagar incluso, seguimos batiendo, se incorpora la mantequilla que se derrite. Comprobamos el aliño, más sal o más limón… y ya está: ya sabemos hacer la salsa holandesa!! Facilísimo no?? La reservamos en un sitio caliente, en un bol al baño maría por ejemplo.


Ahora llega la etapa delicada, la de los huevos escalfados pero que nadie se asuste tengo un truco que os va a permitir hacerlos sin ningún problema. Antes de saber ese truco intenté hacerlos en dos ocasiones y las dos veces fue un desastre.
Ponemos agua a hervir pero tampoco tiene que salirse el agua, un hervor pequeño.
Mientras, en un bol, ponemos un film bien pegado dentro del bol, rompemos el huevo sobre el film y hacemos un paquetito encerrando el huevo en el film, con la foto se entiende mejor, repetimos la operación con el otro huevo.


El agua esta hirviendo (pequeñas burbujas), introducimos nuestros paquetitos dentro, entre 2 y 3 minutos.  Los recuperamos con la ayuda de una espumadera y sacamos los huevos de las bolsitas con mucho cuidado, la yema está muy blanda.
Cortamos dos rodajas de pan y las metemos en la tostadora. Empezamos a emplatar, ponemos una rodaja en cada plato, echamos encima jamón de york a gusto y los huevos. Cubrimos con salsa holandesa.
Podemos servirlos con unas hojas de lechuga con una buena vinagreta, unos pepinillos... También en vez de jamón de york podemos usar salmón ahumado.
Y para acompañar los huevos benedictinos podemos tomar unos cereales, zumos naturales, yogures, fruta y hasta unos pancakes o unas crêpes para tener el toque dulce después.
Espero que os guste y bon appétit!!

 
>>> No me he olvidado de las claras que están ahí esperando en la nevera… hay muchas posibilidades para gastarlas, yo al día siguiente hice unas “langues de chat” (lenguas de gato en castellano, aunque no creo que se llamen así… jeje) ideales para tomar con un té o un café.

Langues de Chat


Ingredientes:
60 g de mantequilla
60 g de azúcar
60 g de harina
2 claras de huevos
2 gotas de extracto de vainilla

Trabajar la mantequilla para que se ponga cremosa, añadir el azúcar, la vainilla y la harina, mezclar bien e incorporar las claras (sin montarlas). En una placa que va al horno poner papel de horno y meter la masa en una manga pastelera, si no tenemos hacemos como en la foto, cogemos una bolsa de congelación a la que se corta una esquina, un corte muy pequeño.


Extender la masa en la placa haciendo formas de palitos, con bastante espacio entre cada uno. Meter al horno precalentado a 200ºC durante 7 a 8 minutos.


Despegar las galletas enseguida y dejar enfriar.
Bon appétit!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Mousse de Castañas

Una receta muy exprés para hoy, es facilísima y alguien que lo ha probado me ha dicho que esta mejor que la nutella! Oh my god!! ¿Os animáis?


500 g de castañas cocidas
100 g de mantequilla
100 g de chocolate en polvo
1 vasito de leche
100 g de azúcar
Se cuecen las castañas, se trituran con el robot, se mezclan todos los ingredientes fuera del robot y se mete la mezcla obtenida en el frigo. Esperamos un poco y sacamos la cuchara!
* Podemos echar más o menos azúcar dependiendo del chocolate que utilizamos, si es chocolate puro tipo Van Houten quizás necesitemos más azúcar y viceversa si utilizamos Cola Cao que ya es dulce.
Bon appétit!!

martes, 4 de noviembre de 2014

Pancakes (Tortitas)

Good morning por la mañana!! Hace dos años fui a visitar a mi amiga de Bristol (Inglaterra), además de pasármelo muy bien, la gastronomía, sorprendentemente, me gustó. Lo primero que probé fue un “fish pie” que me preparó ella, quizás lo ponga por aquí pronto porque estuvo de muerte y no perdí un segundo en pedirle la receta. Pero vamos, a lo que voy, por la mañana, mi amiga tuvo la gran idea de llevarme a desayunar a un sitio encantador llamado Rocotillos (os lo apunto por si un día os animáis a ir, sé que Londres es la ciudad predilecta cuando se viaja a Inglaterra pero os aseguro que Bristol es una ciudad maravillosa y muy agradable). Nos pedimos un breakfast típico british: las salchichas, las judías, los huevos fritos con el bacón chorreante de aceite y los PANCAKES, los nuestros los elegimos con arándanos y sirope de arce, deliciosos! No volvimos a comer hasta la noche, es lo que se llama un buen desayuno, bien consistente, como tiene que ser para afrontar el día. Y todo estuvo suculento.
En fin, buscando y rebuscando en la red pude encontrar una receta de Martha Stewart cuya textura del pancake se parece muchísimo a la que probamos aquel día, lo que me hizo feliz cuando los hice por primera vez de vuelta a casa.
 
 

Para 12 o 15 pancakes:
210 g de harina
15 g de azúcar
2 g de sal
13 g de levadura química
1 huevo
300 g de leche del tiempo
40 g de mantequilla derretida

No nos hace falta sacar el robot ni la batidora, todo lo hacemos con nuestras manitas, es muy fácil! Empiezas con la mantequilla, la derrites al microondas o como lo sueles hacer y la guardas a un lado para que se enfríe un poquito.
En una fuente, echa la harina con la levadura química, añade la sal y el azúcar. Mezcla todos los ingredientes secos con un batidor.
En otra fuente, mezcla los ingredientes líquidos, es decir el huevo y la leche.


Haz un hueco en el centro de la mezcla de la harina y vierte toda la leche con el huevo seguido de la mantequilla derretida. Remuévelo todo bien pero sin insistir demasiado así obtendrás unos pancakes muy ligeros, ahí está el secreto según Martha, la que me sopló la receta ;). Si ves que hay grumos, no tiene importancia, tienes que mezclar apenas.
Deja reposar unos 15 minutos, vas a ver como se forman unas pompitas.

 
Pasado este tiempo, echa un poco de mantequilla en la sartén y pasa un papel de cocina para quitar el exceso, cuando esté bien caliente ya puedes meter un poco de masa con un cazo, puedes hacer varios pancakes a la vez. Pero sobretodo no remuevas la masa en el cuenco con el cazo porque quitarías todo el aire de la masa.
Deja que se dore de un lado… (si quieres hacer tus pancakes con arándanos como yo, es en este momento que tienes que echar unos pocos encima de la tortita para que queden incrustado en ella) …y que se dore del otro lado y listo para comer como más te guste!!


Tienes muchas maneras de comértelos: con nutella, con miel, con mermelada de todas las clases, con nata montada, con sirope o simplemente con azúcar… Mi favorita es con arándanos y con miel que derrito un poquito previamente, se echa por encima de dos o tres tortitas y ya me contarás…
Puedes también conservar la masa en la nevera y comer más el día siguiente!
 
 
 

Bon appétit!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips