martes, 29 de diciembre de 2015

Tronco de Navidad de Avellanas Caramelizadas

Después de los entremeses: el postre! Y quiero compartir con vosotros esta receta de tronco de Navidad que es uno de los más tradicionales que hay en estas fechas. Esta vez debo admitir que es un poco laborioso, bueno sobretodo hay que tomarse su tiempo pero el resultado vale la pena. Es una receta de mi querido chef pastelero Christophe Michalak, hay suficiente cantidad para 6 u 8 personas. Manos a la obra amigos.



1) El bizcocho
180 g de huevos (4 más o menos)
60 g de azúcar
20 g de aceite de avellana (girasol para mi)
20 g de miel
50 g de harina
1 g de levadura química

Precalentamos el horno a 180º con la opción del aspa. Batimos los huevos con el azúcar y calentamos al baño maría, lo llevamos a 60º de temperatura (utilizamos un termómetro). Retiramos del fuego y batimos con la batidora eléctrica de varillas hasta que la temperatura baje a 35º. Añadimos entonces la harina tamizada con la levadura, las incorporamos con cuidado. Calentamos el aceite con la miel a 40º (al microondas) y lo echamos a la preparación. Mezclamos y vertemos sobre una hoja de papel de horno que esta puesta en una placa de horno. Tendremos que delimitar un rectángulo, yo me ayude con papel albal, al final necesitaremos un bizcocho de 20x25 cm que recortaremos.


2) El Praliné
120 g de avellanas tostadas
80 g de azúcar
2 g de escamas de sal

En un cazo preparamos un caramelo en seco, echamos el azúcar y esperamos que coja un color dorado, retiramos de inmediato del fuego, echamos la sal, mezclamos bien y vertemos en una hoja de papel para horno.


Cuando se ha endurecido el caramelo lo cortamos en trozos y lo trituramos con las avellanas, tenemos que obtener una masa bastante liquida. Tuve que añadir un poco de aceite de girasol para llegar al resultado deseado, me pasa lo mismo cuando hago la nutella casera, será debido a la calidad de las avellanas. Reservamos el praliné.


3) Las Avellanas Caramelizadas 
300 g de avellanas tostadas en trozos
150 g de azúcar
35 g de agua
15 g de mantequilla salada

Lo primero que hice fue triturar un poco las avellanas en el robot porque no encontré avellanas en trozos en el comercio, no queda tan bien pero nos vale. Luego, en un cazo, vertemos el agua y metemos el azúcar. Lo llevamos a 115º y añadimos las avellanas y la mantequilla, no paramos de remover hasta que las avellanas estén cubiertas de caramelo. Las mías se han quedado un poco blancuchas pero os pongo una foto de lo que se debe obtener. Las vertemos en una hoja de papel de horno y reservamos.

Foto Pinterest

4) La Crema Mousseline Praliné
250 g de leche
60 g de yemas de huevos
50 g de azúcar
20 g de Maizena
1 vaina de vainilla (extracto de vainilla para mi)
1 pizca de escamas de sal
150 g de mantequilla en punto pomada

El praliné que hemos preparado
Preparamos una crema pastelera, batimos primero las yemas con el azúcar y la Maizena. Ponemos a hervir la leche con la vainilla. Añadimos la leche caliente a la mezcla yema/azúcar/Maizena, batimos muy bien y volvemos a poner todo en el cazo, lo calentamos sin dejar de remover hasta que espese. Ya tenemos nuestra crema pastelera, la vertemos en un molde rectangular y la tapamos al contacto con un film. La metemos en la nevera.
Cuando este fría la crema, la batimos y añadimos poco a poco la mantequilla en punto pomada, el praliné y para terminar las escamas de sal. Obtenemos una crema muy untuosa, es la crema llamada mousseline.


5) El montaje
Cortamos el bizcocho en un rectángulo de 20x25 cm. Le quitamos la "piel".


Untamos la crema mousseline sobre 1 cm de grosor, añadimos unas avellanas caramelizadas y enrollamos el bizcocho con delicadeza, intentamos apretar bien. Metemos al congelador durante 15 min. Luego con la ayuda de una espátula untamos todo el tronco con la crema mousseline, repartimos bien sin olvidar ningún hueco.


Y finalmente cubrimos el tronco con las avellanas y lo ponemos en el plato donde pensamos servirlo.


Yo hice este postre el día anterior a la cena, lo dejamos en la nevera y a la hora de servir, espolvoreamos azúcar glas por encima y decoramos según nuestra imaginación.


Bon appétit!!  

domingo, 27 de diciembre de 2015

Petits Fours Variados

Ya ha pasado la Nochebuena, por eso os puedo traer algunas recetitas para acompañar el aperitivo de la próxima cena, son los "petits fours" que preparé y no quedaron ni uno, son muy fáciles de hacer y se preparan en un plis.

Mini Brochetas de Cherry con Queso


Para 4 personas
12 tomates cherry
Queso tipo Emmenthal o Comté (Carrefour)
12 palillos
1 panecillo para sujetar
Limpiamos y secamos los tomates cherry. Cortamos el queso en dados. Pinchamos un dado de queso en un palillo y un tomate cherry, repetimos la operación con los 11 palillos restantes. Disponemos las pequeñas brochetas en un panecillo para que nos quede bonito y eso es todo!

Las Tartaletas


Mini Tartaletas de Pera con Roquefort y Nueces
Puedo entender que sorprenda la combinación de sabores pero os aseguro que queda delicioso, llevaba un tiempo queriendo probar estas tartaletas y lo más probable es que se convertirán en un entremés habitual en mi casa.
Para 4 personas
8 tartaletas del comercio (Mercadona)
1 pera
Roquefort
Nueces
Pimienta
Pelamos y cortamos en finas láminas la pera y las disponemos en las tartaletas. Echamos unos trocitos de queso azul por encima y metemos al horno precalentado a 180º durante 10 - 15 minutos. Al sacarlas del horno, echamos un poco de pimienta y nueces. Servir caliente.


Mini Tartaletas de Tomates Cherry con Orégano
Para 4 personas
8 tartaletas del comercio (Mercadona)
8 tomates cherry
Mostaza
Queso rallado
Orégano
Aceite de Oliva
Sal y pimienta
Untamos un poco de mostaza en cada tartaleta, añadimos queso rallado. Limpiamos y cortamos los tomates cherry en 4 para formar una flor. Metemos un tomate en cada tartaleta, rociamos con unas gotitas de aceite de oliva y echamos orégano, sal y pimienta. Metemos al horno precalentado a 180º durante 20 - 25 minutos. Se sirve en el momento.


Bon appétit!! Y Felices Fiestas!!

viernes, 18 de diciembre de 2015

Tiramisú de Melocotón

Con esta receta, os propongo una buena alternativa para el postre de Navidad, es muy ligero y refrescante por llevar fruta y estaréis de acuerdo conmigo si os digo que después de una cena copiosa se agredece algo más digesto que todo lo que ya nos hemos metido durante la cena, en fin, hay que compensar un poco. Es un postre que se puede hacer el día anterior y es muy rápido y muy fácil de hacer, nada de complicado, os animáis?



Para 6 personas
3 huevos
50 g de azúcar
250 g de queso mascarpone
1 pizca de sal
1 lata de melocotones en almíbar
20 bizcochos 

Lo primero que hacemos es separar las yemas de las claras, batimos bien las yemas con el azúcar con la batidora de varilla hasta que blanquee la mezcla. Luego añadimos el queso mascarpone poco a poco para evitar los grumos. Reservamos.
Echamos un pizca de sal en las claras y las montamos a punto de nieve. Con una espatula de silicona incorporamos las claras a la primera preparación con cuidado. Obtenemos una crema muy untuosa.
Abrimos la lata de melocotones, los escurrimos y vertemos el almíbar en un plato hondo. Troceamos los medallones en daditos y ya podemos proceder al montaje del tiramisú.


Mojamos la mitad de los bizcochos en el almíbar y los disponemos en un molde rectangular (puede que solo haya sitio para 7 bizcochos, depende del molde, os adaptáis), es nuestra primera capa. Luego echamos una capa de melocotón (la mitad de los daditos) y untamos la mitad de la crema. Volvemos a hacer lo mismo, una capa de bizcochos mojados, melocotón y crema.


Y voilà! Tiene que quedarse como mínimo 1h30 en la nevera antes de degustar pero si lo hacéis la víspera estará aún mejor porque se habrán mezclado muy bien todos los sabores. 


Luego también lo podéis adornar para la ocasión, el queso queda muy bien para Navidad porque parece la blanca nieve y luego dejad volar vuestra imaginación.
Bon appétit!!

jueves, 10 de diciembre de 2015

Ensalada "Landaise"

Ya estan aquí las festividades y todas las cosas ricas que suponen! Hoy os propongo para acompañar el Foie Gras que puse ayer en la página de Facebook (por cierto me podéis seguir allí también ;) ) una deliciosa ensalada bien copiosa, ideal para la ocasión entonces jeje! Es un festival de sabores que os va a encantar. Lo más complicado de esta receta es encontrar las mollejas confitadas de pato y el queso pero en tiendas como Carrefour, Leclerc o el Corte Inglés los hay.


Para 2 platos
1/2 lechuga tipo iceberg (se puede usar otra, la que queráis)
1 lata de maíz
100 g de bacon en tiras
1 lata de mollejas confitadas de pato 
Tomates cherrys
Nueces
Pan de molde
1 queso tipo "Cabécou" o "Rocamadour" (cabrito)

Limpiamos la lechuga y la troceamos. La repartimos en los platos. Es una ensalada que suelo preparar individualmente, un plato por comensal.
Abrimos la lata de mollejas y las freímos en la sartén sin añadir aceite porque ya bañan en su propia grasa, grasa que se puede utilizar más tarde con unas judías blancas por ejemplo, riquísimo! Repartimos en los platos.


Freímos ahora las tiras de bacon en la grasilla que han soltado las mollejas y las echamos en los platos.
Echamos el maíz, algunos tomates cherrys y nueces. Y rociamos con una rica vinagreta casera, la mía la hago de la siguiente manera: 3 de aceite por 1 de vinagre (mitad de vino tinto, mitad balsámico), mostaza "à l'ancienne", sal y pimienta y un poquito de agua.

Ponemos el horno a 180º, cortamos una rebanada de pan de molde en dos triangulos, los ponemos en una bandeja que va al horno y en cada uno, disponemos un trozo de queso "cabécou" con un poco de miel. Cuanto este el horno a temperatura, los metemos dentro para que se dore un  poco el pan y que se derrita el queso.

Foto Pinterest

Ponemos un triangulo sobre cada plato y listo!


Bon appétit!! 

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Pequeñas Brioches

La brioche como lo sabrán algunos es una "viennoiserie" francesa muy popular allí, se entiende por viennoiserie un producto de panadería hecho con masa fermentada o de hojaldre como los croissants (de hecho estoy en ello, espero poner la receta pronto). He cogido la receta en uno de los libros de cocina del gran chef repostero francés Christophe Felder, maravilloso chef. No os voy a engañar, con la brioche hay que tomarse su tiempo porque hay que dejar reposar unas cuantas veces pero eso es lo más fastidioso de la receta. También os diré que si tenéis un robot de cocina tipo Kitchenaid mucho mejor porque antes de tener el mío probe hacerla unas cuantas veces y fue un desastre en cada intento. En fin, el trabajo lo hace la máquina y luego es bastante fácil. Preparados? Vamos!




Para 600 g de masa (20 brioches aprox.)
Yo utilice la mitad, la otra mitad la he congelado. Es que ya que os ponéis a hacer masa, lo hacéis a lo grande y luego sacáis lo que necesitáis, según lo que os apetezca.
250 g de harina de repostería
30 g de azúcar
1 cucharilla de sal
10 g de levadura fresca (Mercadona, Carrefour)
3 huevos (150 g)
165 g de mantequilla (a temperatura ambiente y aquí no se puede sustituir por margarina!) 
En la receta original pone de dorar la brioche con yema de huevo pero a mí no me gusta el sabor que da, entonces prefiero usar leche con un poco de azúcar.

En el bol de nuestro robot al que ponemos el gancho, echamos la harina, el azúcar, la sal y la levadura. Tenemos mucho cuidado: la levadura no debe tocar ni la sal ni el azúcar.


Añadimos los 3 huevos y amasamos durante 3 min a velocidad lenta.
Incorporamos la mantequilla blanda y amasamos de nuevo, vamos aumentando la velocidad hasta llegar a una velocidad media. 


Amasamos entre 5 y 10 min, la masa se vuelve elástica y se despega del bol pero también es un poco pegajosa (aquí es cuando me equivocaba en muchos de mis intentos, añadía más harina porque la masa me parecía demasiada pegajosa y era un error!).


Para manipular la masa nos untamos bien las manos de harina y echamos un poco encima de la masa, lo justo para que no pegue. Pero de momento, dejamos la masa en el bol y la cubrimos con un paño de cocina y esperamos a que la levadura haga su labor. Ponemos el bol en un lugar calentito de la casa hasta que la masa doble de volumen (1h más o menos).


Entonces espolvoreamos un poco de harina en la encimera y sacamos la masa del bol, la trabajamos un poco para quitarle el aire y formamos como una barra de pan. Filmamos y la metemos en la nevera durante 2h por lo menos para que endurezca.


Cuando la masa este bien fria, dividimos en trozos de 40 g, aplastamos cada trozo con la mano y formamos una bola, luego intentamos hacer la forma de un bolo y disponemos en un molde.


Metemos primero la parte más gorda y venimos a incrustar la parte pequeña por encima formando como una cabeza.


Como os dije, solo he utilizado la mitad de la masa, el resto lo he metido al congelador, hice entonces 8 brioches. Otra cosa, normalemente existen moldes especiales para esta forma de brioche pero no tenía, por eso he cogido mi molde para muffins con las cápsulas de papel.
Dejamos otra vez reposar las brioches durante 2h en un lugar calentito (os dije que se hace eterno pero vale la pena!). 
Cuando hayan doblado de volumen, precalentamos el horno a 180º.


Mezclamos leche tibia con azúcar, eso lo hice a ojo, lo hacéis a vuesto gusto, si preferís la yema de huevo pues como queráis, eso es cosa de cada uno. Doramos las brioches y metemos al horno  entre 10 y 12 min.
Dejamos que se enfríen un poco y las sacamos de los moldes.
Ya podéis sacar la mermelada y la Nutella, a devorar con un chocolate calentito!!
Bon appétit!!

martes, 24 de noviembre de 2015

Quatre Quarts

Voy a dedicar esta maravillosa receta a mi vecina por darme estos limones tan ricos que ha tenido este año su limonero, solo con olerlos me entran ganas de hacer miles de cosas con ellos... Y ahí va una, el Quatre Quarts! Se trata de un bizcocho muy esponjoso, una textura única que se derrite en la boca. Esta vez lo hice de limón porque no podía ser de otra manera con el tesoro que tenía en casa pero se puede hacer también con sabor a vainilla, de naranja o con sabor a "fleur d'oranger" o también sin añadir ningún sabor porque este bizcocho queda delicioso tal cual.




Para un molde de 20 cm de largo
3 huevos (aproximadamente serían unos 170 g pero lo mejor es pesarlos y luego añadir la misma cantidad de azúcar, de harina y de mantequilla)
170 g de azúcar
170 g de harina tamizada + 4 g de levadura química
170 g de mantequilla + 1 pizca de sal
1 cucharada de ron 
1 zumo de medio limón O de media naranja O 2 cucharadas de "fleur d'oranger" O 2 cucharillas de extracto de vainilla
azúcar glas para el molde

Almíbar de limón
75 g de agua
30 g de azúcar
10 g de zumo de limón

Precalentamos el horno a 150º con la opción del aspa.
Batimos con el robot los huevos y el azúcar durante 10 min, la mezcla tiene que blanquear y ser espumosa.


Ahora derretimos la mantequilla con la pizca de sal y los añadimos de manera progresiva a la mezcla que seguimos batiendo a gran velocidad. 


Añadimos entonces el ron y el zumo de medio limón (o lo que hemos elegido para dar sabor a nuestro bizcocho) de la misma manera.
Mezclamos la harina tamizada con la levadura y las añadimos poco a poco a la mezcla a la misma velocidad pero paramos en cuanto tengamos una masa homogénea. No se debe batir mucho más después de haber incorporado la harina.


Untamos el molde con mantequilla, lo espolvoreamos de azúcar glas y quitamos el exceso dando golpecitos. Echamos la masa en el molde y metemos al horno sobre dos placas frías (bandeja del horno + otra placa) durante 50 min. Vigilamos, la punta del cuchillo tiene que salir limpia.
Dejamos que se enfríe en una rejilla después de sacar el quatre quarts del molde.
Y para los más golosos en cítricos como yo, preparamos un almíbar de limón para calar el quatre quart: en un cazo metemos el agua, el azúcar y el zumo de limón y llevamos a ebullición durante 3 min y listo. Calamos bien el bizcocho con este almíbar y dejamos enfríar para poder degustar.


La espera es muuuuy larga!


Bon appétit!!    

jueves, 19 de noviembre de 2015

Patatas Rellenas

Hoy, una receta más salada y muy original, os va a encantar! Es una receta muy vista en los blogs, de hecho os puse algunas fotos en Facebook hace un tiempecito ya, porque me parecía tan buena que quería compartir esta maravilla con vosotros en este mismo momento, sin haberla probado yo antes... Y ya por fin, la he hecho en casa, es muy fácil de preparar y más o menos rápida después de tener la patata horneada. Entonces no tenéis excusas para no probarla vosotros también. Os invito a comentar si tenéis alguna pregunta y compartir también vuestras fotos en los comentarios.


Para 4 personas
4 patatas grandes
4 huevos
30 g de harina
30 g de mantequilla
250 ml de leche
80 g de queso rallado (el que más os guste)
Nuez moscada
Sal 
Pimienta
1 pizca de pimiento de Espelette molido (me imagino que se puede sustituir por pimentón dulce o picante, el pimiento de Espelette se usa más en Francia creo pero yo siempre tengo en casa porque como bien sabéis soy francesa y me encanta el sabor ligeramente picante que da a las comidas y su perfume tan peculiar me chifla, creo que se puede encontrar en tiendas como Carrefour o Leclerc)
100 g de bacon en tiras
Lo primero que hacemos es poner el horno a 220º. Lavamos bien las patatas y las secamos. Las enrollamos una por una en papel albal pero sin apretar la patata. Las colocamos en la bandeja del horno y las metemos al horno durante 1h20.
Luego, mientras se hacen las patatas, vamos preparando la bechamel. Comenzamos mezclando en un cazo la harina con la mantequilla a fuego medio, mezclamos bien y echamos la mitad de la leche sin parar de mover el batidor, podemos bajar un poco el fuego. No dejamos de remover hasta que espese, añadimos el resto de la leche fuera del fuego y mezclamos bien con el batidor otra vez. Echamos la sal, la pimienta, la nuez moscada, el pimiento de Espelette y el queso (nos quedamos con un poco para luego espolvorear nuestras patatas rellenas).
Freímos las tiras de bacon en una sartén y las añadimos a la bechamel.

Ya tenemos las patatas, salen del horno y están muy calientes, con cuidado les quitamos un sombrerito (cortamos en lo largo) y las vacíamos con la ayuda de una cuchara pequeña (yo uso una cuchara parisina o sacabola). Dejamos como 1 cm de "carne".

Hacemos puré con lo que hemos sacado de las patatas y lo añadimos a la bechamel. Mezclamos bien. Y montamos las patatas, las disponemos en una fuente que va al horno y echamos un poco de salsa en cada patata, luego un huevo, otro poco de salsa y por fin queso rallado.

 Volvemos a meterlas en el horno hasta que cuaje el huevo, unos 10 min aproximadamente a 200º.
Os propongo acompañar esta patata que se tiene que comer bien caliente con una cosa ligera como una ensalada ;)

Bon appétit!! 

martes, 10 de noviembre de 2015

Outrageous Chocolate Cookies

Chocolateros, manos a la obra! Esta receta es para vosotros! La veo por todas partes en los blogs, en las revistas, en los libros… Ya tocaba probarla y además con lo fan de chocolate que soy, no me he podido resistir por mucho más tiempo. En principio es una receta de Martha Stewart, la reina del hogar en EE.UU. y gran repostera pero al final todos van añadiendo su toque personal cambiando más o menos la receta… Yo he hecho una mezcla de todas las recetas que me han parecido las más buenas y el resultado es muy satisfactorio. Ah! Y ahora que estamos hablando de chocolate, aprovecho para hablaros de uno que esta de vicio, os recomiendo usar Chocolate Maykhel para todas vuestras preparaciones, es un chocolate de calidad y delicioso y hay para todos los gustos. Os dejo la página web aquí, echadle un vistazo.


Para 20 cookies
220 g de chocolate + 150 g para las pepitas
80 g de mantequilla
170 g de harina
½ cucharadilla de levadura química
2 pizcas de sal en escamas
2 huevos
150 g de azúcar moreno
1 cucharadilla de extracto de vainilla

Derretimos los 220 g de chocolate con la mantequilla en un cazo. Echamos los trozos de chocolate uno a uno, sobretodo no todos de golpe porque se podría quemar el chocolate. Obtenemos un chocolate brillante y bien liso.
Por otra parte, troceamos los 150 g que nos quedan para hacer las pepitas.
Mezclamos entonces la harina, la levadura química y la sal en una fuente. Mientras que en otra fuente batimos (podemos usar nuestro robot) los huevos con el azúcar  hasta que la mezcla blanquee, al final le añadimos la vainilla. Tenemos nuestras 4 preparaciones listas.


Empezamos vertiendo el chocolate derretido en la mezcla huevos-azúcar, mezclamos bien. Luego vamos añadiendo los ingredientes secos en 3 veces. Mezclamos otra vez bien. Podemos añadir un poco más de harina si vemos que la masa se ha quedado demasiada liquida pero de todas formas veréis que la masa queda distinta a las otras masas tradicionales de cookies, de ahí se explica la textura final más parecida al brownie que a las cookies.  Y por fin echamos las pepitas, guardamos algunas para poner encima de la cookie.
Ponemos el horno a 180º. Disponemos nuestra masa haciendo montoncitos, yo los hago con 2 cucharas pequeñas. Los ponemos en una placa que va al horno, en una hoja de papel para el horno. Podemos echar en algunas cookies pepitas para que queden mas potente en chocolate aún.


Una vez que el horno ha cogido la temperatura, metemos la primera bandeja durante 12 min. Yo meto una bandeja por una porque no se hacen igual si meto dos a la vez. Pero cada uno sabe cómo va su horno. Luego para la segunda bandeja, voy reduciendo el tiempo de 2 min.
Cuando salen del horno, los cookies son aún blandas. Dejamos enfriar las cookies en una rejilla pero si no tenéis la voluntad de esperar también se comen templaditas!


Bon appétit!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips