martes, 23 de febrero de 2016

Fondant de Chocolate con Leche al Caramelo

Hola chicos, hoy toca una receta dulce y menuda receta! Para empezar, desde aquí quiero hacer un llamamiento a Nestlé Postres jaja! Como si me oyeran... Hay que traer tooooooda la variedad que existe a España, creí volverme loca durante mi última estancia en Francia cuando vi la cantidad de tabletas distintas que tiene esta marca para hacer repostería. Tonta de mí, solo me traje UNA de chocolate con leche al caramelo ¿Por quééééé? La reserve para probarla con mi receta de coulant que podéis ver aquí y acerté, tenéis que haceros con uno ya! Pero ya me había quedado sin mi única tableta y entonces empecé la búsqueda por las tiendas, por internet y me enteré que Valor también tenía una gama de chocolates reposteros y entre ellos el de caramelo! Estaba salvada pero no lo encontré en ninguna tienda, os tengo que decir que vivo retirada en un pueblo, ya veis, no ayuda. Pero un día que fui a Madrid, por casualidad miré cuando estuve en el super y ahí estaban las tabletas esperándome. Como podéis imaginar me cogí un carro entero (a saber cuando volveré a la capital!?) Bueno, vamos con la receta que me disperso!


Para un molde rectangular de 21 cm
120 g de chocolate con leche al caramelo + 50 g
115 g de mantequilla salada
2 huevos
60 g de azúcar
45 g de harina
15 g de maizena
1 pizca de escamas de sal


Ponemos el horno a precalentar a 160º.
Comenzamos derritiendo el chocolate con la mantequilla al baño maría.


En un bol, batimos bien los huevos con el azúcar y vertemos el chocolate por encima. Removemos hasta que este bien mezclado todo.
Añadimos entonces la harina y la maizena previamente tamizadas, mezclamos bien y por fin echamos las escamas de sal.
Untamos mantequilla en el molde y lo espolvoreamos de harina, quitamos el excedente y vertemos nuestra masa. Picamos los 50 g de chocolate que nos quedan para disponer trozos por encima del bizcocho.


Metemos al horno durante 20 / 25 min, vigilamos. Notaréis que el bizcocho tiene un aspecto como si no estuviera del todo hecho, es normal. Luego hay que esperar un poco antes de desmoldar porque es muy frágil pero cuando hayan pasado unos 10 min lo quitamos del molde con cuidado y dejamos que se enfríe del todo sobre una rejilla.


A la hora de comerlo, veréis como en el centro esta el chocolate derretido, no tanto como un coulant pero os aseguro que igual de rico. Mi perdición con mi Cola Cao jiji... Es perfecto!


Bon appétit!!
Aquí os dejo la foto del chocolate Nestlé por si acaso lo tuviéramos pronto en nuestras tiendas, así lo reconoceréis ;)
No dudéis en hacer esta receta también con chocolate negro o con leche, sabrá igual de buena.


17.04.2016:
Es el día del cumpleaños del peque y como ya sabe muy bien lo que quiere me pidió algo bien claro para su tarta. Quiere que sea de chocolate con fresas y Lacasitos! Me decidí por el fondant pero esta vez use un chocolate negro y con un poco de imaginación me salió esta maravilla. He utilizado un molde de 18 cm de diámetro y reduje un poco el tiempo de cocción (entre 2 y 5 min menos).  



Cada uno tiene su postre favorito para celebrar su cumpleaños, ¿cual es el vuestro?

martes, 16 de febrero de 2016

Gratinado de Brócoli

No estaba previsto que publicará esta receta pero me pareció tan rica que os la tengo que enseñar. El otro día, no sabía qué comer, abrí la nevera y saque lo que tenía y me inventé mi gratinado. Suelo hacerlo a menudo, lo que sea gratinado a mí siempre me sabe rico. En fin, ese día tenía un resto de brócoli, una de mis brasicáceas favoritas, añadí unos cuantos ingredientes más y salió un platazo.


Para 2 personas
La mitad de un brócoli
Champiñones
1 diente de ajo
Vino blanco
Nata liquida
Bechamel
Pimiento d' Espelette
2 lonchas de Jamón Serrano
Queso rallado (Cheddar para mi)
Empezamos preparando la bechamel, también podéis echar la que venden en el comercio pero si decidís hacerla vosotros mismos, aquí tenéis el procedimiento: en un cazo pequeño, a fuego medio, mezclamos 22 g de harina con 22 g de mantequilla o margarina, cuando estén bien mezclados añadimos de golpe 125 ml de leche fría (de almendra para mi) y no dejamos de remover con el batidor hasta que la bechamel espese. Con este método no suelo tener grumos pero si os pasaría, podéis dar un golpe de batidora. Añadimos sal y pimienta y una punta de cuchillo de pimiento d' Espelette. Reservamos.

Preparamos entonces los champiñones, los cortamos en láminas. En una sartén, con un poco de aceite, calentamos el diente de ajo picadito y añadimos los champis, una vez que hayan reducidos, desglaseamos con un chorro de vino blanco. Añadimos un poco de nata, removemos bien hasta que espese un poco, salpimentamos y reservamos.
Ya lo tenemos casi todo, yo ya tenía listo mi brócoli pero os explicaré como lo escaldo: pongo agua con sal a hervir y en cuanto hierva meto el brócoli durante 3 min exactos porque a mí me gusta durito, si lo queréis más blando lo dejáis más tiempo. Lo escurro bien y dejo caer el chorro de agua fría encima para parar la cocción y para que se quede bien verde.

En un molde untado de mantequilla, disponemos nuestras ramitas de brócoli, repartimos las 2 lonchas de jamón serrano en trozos y los champiñones, cubrimos con la bechamel y espolvoreamos de queso rallado. Metemos al horno precalentado a 180º hasta que se dore el queso. Al sacarlo del horno echamos un poco de pimiento d' Espelette por encima.

Bon appétit!!

jueves, 11 de febrero de 2016

Scones Frambuesa Limón

Es la San Valentín chiquillos! Por mi parte, prefiero intentar complacer las papilas gustativas de mi chico en vez de ir a la tienda a por otra colonia jaja! Y así también disfruto del regalo, a ver, hay que compartir no? En fin, para los que me siguen un poco, ya sabéis que tenía unas ganas locas de la bolsa de frambuesas congeladas del Lidl (y aunque sean congeladas están deliciosas, podéis ir sin miedo) y busque una receta para poder usarlas para un detalle especial para la gran fiesta de los enamorados. Se podría decir que si fuera por eso, en mi casa estamos celebrando una fiesta de algo casi todos los días, me las tengo que inventar y todo, cualquier excusa es buena para preparar un bizcocho, una tarta o una mousse, verdad? La receta de hoy es otra receta de Pinterest, de un blog llamado Food and Cook, os va a encantar porque lleva muy poca mantequilla y casi nada de azúcar, fuera dieta!



Para 10 scones
300 g de harina
60 g de azúcar
2 cucharadillas de levadura química
85 g de mantequilla salada fría
1 huevo
200 ml de nata líquida a 35% MG
1 cucharadilla de extracto de vainilla
150 g de frambuesas
2 cucharadas de leche para dorar
Para el glaseado de limón
100 g de azúcar glas
15 ml de zumo de limón
5 ml de leche


Primero, ponemos el horno a precalentar a 185º.
Ahora mezclamos la harina con el azúcar y la levadura por un lado y batimos el huevo con la nata líquida y el extracto de vainilla por otro lado. Añadimos la mantequilla salada cortada en daditos a la mezcla de harina/azúcar/levadura, mezclamos con los dedos, obtenemos como unas migas.
Vertemos entonces la mezcla huevo/nata en el centro de la otra y mezclamos bien hasta que tengamos algo homogéneo, no hay que insistir mucho. Echamos ahora las frambuesas (sin descongelar) y volvemos a mezclar, lo justo para integrarlas.


En la encimera, espolvoreamos un poco de harina y aplastamos nuestra masa con las manos sobre unos 2 cm de espesor y con la ayuda de un cortapastas hacemos formas, esta vez cogí un corazón pero podéis usar otra cosa, incluso cortar cuadrados o triángulos... lo que queráis.



Disponemos nuestras galletas del amor (me pongo romántica con tantos corazones jaja) en la bandeja del horno separándolas de unos 5 cm. Con la ayuda de una brocha de cocina, echamos leche por encima y metemos al horno durante 20 min, hasta que estén los corazones doraditos.
Sacamos los scones del horno y los dejamos enfriar en una rejilla.
Mientras, preparamos el glaseado de limón, mezclamos el azúcar glas tamizado con el zumo de limón y la leche hasta obtener una mezcla bastante líquida.
Cuando se hayan un poco enfriado las galletas, les echamos el glaseado como nos guste más, echando más o menos cantidad.


Y voilà amigos! Ya tenéis vuestro regalo listo, espero que os animéis en hacer esta riquísima receta, podéis leer más sobre el origen de esta galleta escocesa en la página de Food and Cook.
Bon appétit!! 

martes, 9 de febrero de 2016

Crema de Boniato

Después de la espinaca fresca, seguimos con los descubrimientos chicos. ¿Habéis cocinado alguna vez el boniato? Por mi parte, estoy cansada de siempre comer las mismas verduras y legumbres y ya hacía un tiempo que ese tubérculo me estaba guiñando el ojo. Por eso ya me decidí en comprarlo y encontré esta espectacular receta en Pinterest. ¿Os animáis?


Para 2 personas
1 boniato (375 g)
200 ml de leche de almendra
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de semillas de cilantro
1 cucharada de jengibre molido
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de pimiento d'espelette
Sal
Nueces

Bonitos Boniatos

Empezamos precalentando el horno a 160º y pelamos el boniato. Para hacer los chips de adorno, cortamos 10 rodajas muy finas, las disponemos en la bandeja del horno después de echarlas en aceite de oliva. Las metemos al horno durante unos 30 min, vigilamos, no se tienen que quemar.


Mientras tanto, cortamos el resto del boniato en daditos, los cubrimos de agua y los ponemos a hervir durante 20 min, hasta que estén tiernos.


En el mortero machacamos bien las especias todas juntas.


Cuando tengamos listo el boniato, metemos los daditos en el vaso de la batidora (ya la tengo más que amortizada que últimamente no para jeje), añadimos la leche de almendra, las especias y 50 ml de agua de cocción. Yo añadí las especias poco a poco, os aconsejo hacerlo igual para así no pasaros, a mí me gusta con sabor y picante pero a otros no, así que con cuidado. Trituramos bien y podemos ir añadiendo agua de cocción para que la crema sea más o menos espesa, una vez más, es a gusto de cada uno.
Decoramos con los chips y algunas nueces y servimos bien caliente. Eh, tiene su aquel por ser una sopa ;) .
Bon appétit!!


Nota: en la receta original se utiliza leche de coco, no tenía en casa por eso opté por la de almendra. También he cambiado algunas de las especias, hay una que no conocía y la otra no la tenía así que tuve que improvisar pero el resultado ha sido buenísimo.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Las Crêpes de Mi Madre

El día 2 de febrero en Francia es la Chandeleur, la festividad de la Candelaria o mejor dicho el día de las Crêpes y ayer no pude faltar a la tradición. Saque mi recetario donde guardo mis tesoros y busque la receta de las crêpes  de mi mami. Rápidamente, hice la masa y devoramos unas cuantas de distintos sabores, lo bueno con ellas es que hay para todos los gustos.  


Para 20 crêpes (depende del tamaño de la sartén)
250 g de harina
3 huevos
3/4 l de leche
1 pizca de sal
1 chorro de ron
1 sobre de azúcar vainillado
1 ralladura de limón
1 chorro de aceite de girasol
No hay nada más fácil: metemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y mezclamos bien hasta obtener algo homogéneo. Añadimos un chorro de aceite de girasol para evitar que pegue la crêpe a la sartén. No hace falta dejar reposar.


En una sartén bien caliente, con un poco de aceite, como podéis ver en mi foto, mi técnica es la de la patata, jeje. Corto en dos una patata limpia y vierto un poco de aceite en un pequeño bol y así puedo untar mi sartén de aceite sin echar demasiado, lo justo. 
Echamos medio cucharón de masa en la sartén, hay que ir rápido para repartirla por toda la sartén. Esperamos a que los bordes se vayan despegando solos y con una espátula de madera le damos la vuelta a la crêpe o para los más valiente la hacemos saltar. Unos segundos después, sacamos la crêpe.


Podemos echarle lo que queramos, para mí la versión clásica es la más rica, es decir con azúcar, pero podéis comerla con nutella, con mermelada, con fruta, miel, nata, hay miles de formas de comerse una crêpe... También se pueden servir enrolladas o dobladas, eso ya es a gusto de cada uno.


Si os quedará masa, también podéis hacer crêpes saladas como la receta que ya puse en el blog, la podéis ver aquí. Aunque la masa tenga un poco de azúcar e incluso ron, no se nota, yo la uso así y esta delicioso.
Bon appétit!!

martes, 2 de febrero de 2016

Tarta de Frutos Rojos y Pistachos

Hola, llevaba un tiempo queriendo hacer algún postre con frutos rojos y el otro día cuando vi en el Lidl todo el surtido de frutas congeladas que tiene no dude en coger una bolsa. Pronto iré a por la de frambuesas que no puedo dejar de pensar en ella... Una vez más la receta de hoy es bastante fácil, hay que hacer su propia masa pero se hace en un plis. Es una maravillosa receta que saque de un libro llamado "Repostería" de Christophe Felder, yo lo tengo en francés porque si aún no lo saben algunos, soy nativa francesa pero lo podéis encontrar en España, aquí podéis verlo.

  

Para 6 personas
La masa quebrada tierna
185 g de mantequilla blanda
25 g de leche tibia
1 yema de huevo
1 cucharilla de escamas de sal
1 cucharilla de azúcar
250 g de harina
La guarnición
3 huevos
25 g de almendra molida
100 g de azúcar
150 g de nata liquida
30 g de pistachos sin sal
25 g de mantequilla derretida
1/2 cucharada de harina
250 g de frutos rojos
+ azúcar glas para la decoración
Para empezar, si no os gusta el sabor a pistacho, se puede quitar y sustituir por la almendra molida, tendríamos que poner en total 55 g de almendra molida entonces. Luego, en la receta original pone de echar licor (1/2 cucharada), yo no la puse porque no me gusta demasiado en los postres quitando el ron pero con los frutos rojos no le veía el sentido. Y por fin, yo utilice un molde de 18 cm de diámetro pero en la receta del libro usa uno de 22 cm.
Ya podemos empezar con la masa quebrada, en el bol del robot (aunque podemos hacerlo a mano), con el batidor plano puesto, batimos bien la mantequilla y añadimos la leche tibia y la yema de huevo, seguimos mezclando bien. Incorporamos entonces las escamas de sal y el azúcar. Cuando obtengamos una mezcla bien lisa, añadimos la harina tamizada . Terminamos de mezclar bien para después meter la masa en un film y guardarla en la nevera al menos 2 horas.


Después de estas 2 horas, podemos preparar la guarnición, en el vaso de la batidora rompemos los 3 huevos, añadimos la almendra molida, el azúcar, la nata liquida, los pistachos, la mantequilla derretida y la harina (y el licor si decidís echarlo). Batimos todo durante 2 min para obtener una mezcla bien homogénea y reservamos.


Ponemos el horno a precalentar a 180º. Sacamos la masa de la nevera, la extendemos sobre 3 mm de espesor.


Untamos mantequilla en el molde y disponemos nuestra masa dentro, cortamos cuidadosamente los bordes y picamos el fondo de la tarta con un cuchillo.


Disponemos los frutos rojos sobre la masa y vertemos la preparación de pistachos.




Metemos al horno durante 40 min. Dejamos enfriar del todo la tarta para sacarla del molde y espolvorearla de azúcar glas.
Me quedaba un poco de preparación de pistachos, trocee una manzana y la metí en dos pequeñas cazuelas, añadí la preparación por encima y hornee durante 20 min más o menos y estaba delicioso igualmente.


Bon appétit!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips