lunes, 31 de octubre de 2016

Blondie


Sé que hoy no es mi día de publicación pero mañana siendo el día de Todos los Santos, he preferido adelantarme un poco ;). He sacado esta riquísima receta del blog de mi querida Isabel, Cakes para ti. Seguramente que los más atentos habrán reconocido este blondie inconfundible. Yo he querido darle un toque más goloso sustituyendo las almendras por trocitos de chocolate, es el único cambio que he hecho ya que la receta de Isabel es perfecta, la podéis ver aquí y de paso no dudéis en daros un paseo entero por su blog que es maravilloso. Confiad chicos porque he hecho varias de sus recetas y nunca fallan ;). Como bien lo cuenta ella en su último post, gracias a la blogosfera puedes toparte con gente majísima y buena de corazón. Eso el lo que me pasó con Isabel ya que fue una de las primeras en dejarme un comentario, en este momento estaba yo un poco desilusionada con el blog, parecía que no llegaba a nadie ni a nada y llegó el comentario de Isabel! Sin ti creo que hubiera tirado la toalla pero has conseguido motivarme lo suficiente para seguir y supiste guiarme muy bien ;). Por eso te quiero dar las gracias desde aquí, compartiendo una de tus estupendas recetas (que son muchas!) porque tu sí que vales!! Jeje! 

Siguiendo el paso a paso en Cakes para ti

Para un molde de 20x20
200 g de chocolate blanco
100 g de mantequilla salada
3 huevos
20 g de azúcar* 
50 g de almendra molida
50 g de harina
Chocolate en trozo (chocolate de caramelo para mi)**

*50 g en la receta de Isabel
**En la receta de Isabel se echan 50 g de almendras entera sin pelar


Precalentamos el horno a 180º. Derretimos el chocolate blanco con la mantequilla salada en el microondas vigilando y con mucho cuidado porque el choco blanco es bastante delicado. Con unos segundos será suficiente. Removemos bien hasta obtener una mezcla lisa.


Después de traspasar la mezcla choco-mantequilla a un recipiente más grande, añadimos directamente el azúcar, la almendra molida, la harina y los 3 huevos. 


Mezclamos bien todos los ingredientes con un batidor.


Untamos el molde que vamos a usar con mantequilla o le ponemos una hoja de papel de horno y vertemos la masa. Disponemos los trozos de chocolate encima (o las almendras enteras).


Metemos al horno durante 20 min, la punta del cuchillo tiene que salir limpia. Dejamos enfriar en una rejilla y así de sencillo...



Este blondie es pura delicia, yo ya lo he hecho varias veces y va a caer otro en breve porque menos mal que me acordé comprar chocolate blanco el otro día que fui a la compra jeje! Pensando en él...
Aquí os dejo la versión VIP, fue este verano cuando también preparé el helado de chocolate praliné: el blondie y él combinaron a la perfección jeje!


Bon appétit!! 

martes, 25 de octubre de 2016

Sweet Potato Pound Cake


Halloween is coming!! No tenía pensado hacer nada especial para Halloween, con respecto al blog quiero decir, porque sí que vamos a montar la fiesta en el pueblo sembrando terror por las calles jajaja! Pero cuando estaba tomando las fotos de este irresistible postre se me encendió la luz, claro, tiene el color apropiado para la ocasión jeje! Bueno, pues hoy os traigo un pound cake de lo más otoñal realizado con mis queridos boniatos. Los descubrí el año pasado, de hecho puse por aquí una crema de lo más rica, sé que queda mal decirlo yo pero a ver, es así jaja! La podéis ver aquí. El dulce de hoy es muy sorprendente, yo no me esperaba que me fuera a gustar tanto y menos a mis "cobayas" pero nos encantó a todos, mi querido me dijo de ir a por más de estas patatitas raras... Vamos con la receta ;)


Para 8 personas (o 4 muy golosas)
2 boniatos (500 g sin pelar) 
100 g de harina
90 g de azúcar
1 sobre de azúcar vainillado
3 yemas de huevos
30 ml de aceite de girasol*
1 cucharilla de extracto de vainilla
30 ml de ron

Para el "glaçage" de chocolate
100 g de chocolate (Nestlé postres para mi)
100 g de azúcar glas
50 g de mantequilla
agua

*en la receta pone 15 ml de aceite neutro + 15 ml de aceite de pipos de calabaza, no tenía ese aceite ni sé si lo podía encontrar por aquí así que eche 30 ml de aceite de girasol.

Cocemos los boniatos. Los lavamos bien y sin pelarlos los metemos en una cacerola con agua fria. Contamos unos 15 min en cuanto se ponga a hervir el agua. Nos aseguramos con la punta de un cuchillo que estén hechos (igual que las patatas normales) y las retiramos del agua. Pelamos los boniatos y los trituramos para hacer un puré. Dejamos que se enfría la masa.


Añadimos entonces el aceite, el ron (yo eche la mitad) y el extracto de vainilla. Luego echamos las yemas una por una mezclando bien. 


Añadimos los azúcares y por fin la harina de manera progresiva. Batimos bien todo y vertemos la mezcla y un molde pound cake previamente engrasado. 



Metemos en el horno precalentado a 180º durante 50 min. Ya sabéis que cada horno tiene su historia por eso no dudéis en vigilar, tiene que salir el pastel doradito.


Dejamos enfriar y desmoldamos. 


Preparamos nuestro "glaçage" al baño maría: ponemos nuestro chocolate a fundir, luego añadimos el azúcar glas y mezclamos bien. Retiramos del fuego y echamos la mantequilla, mezclamos hasta que este derretida. Añadimos el agua del baño maría, unas 3 cucharadas hasta obtener la consistencia deseada. 


Vertemos nuestro "glaçage" sobre el pound cake y metemos a la nevera para que endurezca. Es mejor dejar el pastel toda la noche en "reposo" en la nevera porque así dejamos que se difundan todos los sabores entre si.


La textura os va a sorprender... A mi me ha recordado un poco al flan pâtissier. Luego también, este pound cake tiene pinta de estar crudo por dentro pero es por el boniato, no os preocupéis que esta hecho! ;)
Espero que os haya gustado mi propuesta para Halloween y sino simplemente para matar al gusanillo de manera bastante saludable...
Bon appétit! 

martes, 18 de octubre de 2016

Champiñones "a la Griega"


Definitivamente ya llegó el otoño y con un tiempo apropiado a la estación aunque casi de invierno diría yo... Por aquí no hay término medio, pasamos de los pantalones cortos a la bufanda en un día! En fin, yo con este tiempo soy feliz y espero que el agua que esta cayendo traiga consigo unas setitas ricas. De momento me tendré que conformar con las que tenga en el super. Porque hoy vengo con una receta muy especial y me vais a perdonar pero esta vez he actuado de pinche jaja! La cocinera ha sido mi madre y yo por fin he podido aprender como hacía su buenísima receta de champis a la griega. A ella se la enseñaron así en el cole, ya sabéis que antes impartían esta asignatura entre las mates y lengua (todo un lujo!!) y bueno no sé si será la auténtica receta de champiñones a la griega pero a mi me encanta y la quería compartir con vosotros, ya me decís qué os parece...


Para 4 personas
500 g de champiñones
El zumo de 2 limones
1 cebolla
3 cucharadas de harina
2 cucharadas de tomate concentrado
1/2 vaso de vino blanco
Sal y pimienta

Lavamos y cortamos los champiñones. Los rociamos con el zumo de limón.


Ponemos a hervir 2 litros de agua con sal en una cacerola lo bastante grande para que entren los champiñones, luego van a reducir muchísimo pero al principio tienen que tener su sitio... En cuanto hierva metemos los champiñones y contamos 6 min a partir del momento que vuelva a hervir. Vamos quitando la espuma que pueda salir y una vez que estén listos escurrimos los champis sin tirar el agua de cocción.
Mientras tanto, cortamos la cebolla en juliana. En una sartén con un poco de aceite la pochamos a fuego medio lento, no tiene que dorar mucho.


En la cacerola donde hemos cocido los champiñones, metemos la cebolla y le añadimos una a una las 3 cucharadas de harina para hacer un "roux". El aceite que contiene la cebolla va a hacer que obtengamos una pasta. 


Después añadimos un cazo de caldo (agua de cocción) para diluir esta pasta, seguimos añadiendo cazos uno por uno hasta obtener un resultado untuoso. Añadimos entonces el vino blanco y las 2 cucharadas de tomate concentrado, mezclamos bien  y rectificamos de sal y pimienta. Luego, también depende de vuestro gusto, podéis añadir más caldo si os gusta una salsa  más liquida, o menos...



Vertemos los champiñones y tapamos durante 5 min a fuego lento, que haga chup chup para que se repartan bien los sabores. Se podría también añadir unas hierbas aromáticas.


Estos champiñones se suelen comer fríos pero a nosotros nos encanta comerlos calientes, acompañan de maravilla a una carne blanca como un buen secreto como podéis ver, cómo me puse jeje! Se me hace la boca agua solo de recordarlo :)


Bon appétit!!

martes, 11 de octubre de 2016

Tarta de Moras y Arándanos


Cuando vi estas frutitas en el Mercadona el otro día, en un principio no las cogí... Últimamente estoy poco en casa y pensé que se me iban a estropear. Pero cuando volví a ir y vi que ahí seguían, ya no me pude resistir más! Ya sacaría tiempo de donde sea para poder aprovechar estas frutas de temporada que me encantan. Quería hacer una receta sencilla y que no me llevará mucho tiempo, hice la que os presento hoy y fue todo un éxito porque no duró ni medio día! Es otra tarta, me doy cuenta que mis últimas recetas dulces son todas tartas pero qué queréis, cuando hay fruta en abundancia y además de temporada yo disfruto lo mío comiéndolas! Jeje! Y espero que vosotros las disfrutéis también aunque no podáis catarlas... Lástima que no venga esta opción con los blogs ;)


Para un molde de 24 cm
150 g de moras
150 g de arándanos
100 g de azúcar moreno
120 g de almendra molida
3 huevos
20 cl de nata 
1 sobre de azúcar vainillado
1 cucharada de ron (opcional)

Precalentamos el horno a 180º.
Lavamos con cuidado las moras y los arándanos. Los secamos bien. Untamos un poco de mantequilla en el molde y repartimos la fruta.


En un bol, mezclamos los huevos, el azúcar moreno y el azúcar vainillado con la ayuda de un batidor, yo uso mi super cuchara mágica (así la llaman, no lo he inventado yo jaja) que me traje de Francia "la bonne graine".


Me gusta mucho más que el batidor porque me da la sensación que quedan los ingredientes mejor mezclados y si la usáis solo para hacer una tortilla francesa por ejemplo, los huevos salen mucho más espumosos que con un batidor tradicional y con menos esfuerzo :). 
Añadimos la almendra molida, la nata y el ron. Mezclamos muy bien y vertemos la preparación sobre la fruta.



Metemos al horno entre 35 y 40 min, la tarta tiene que salir bien doradita.
Dejamos que se enfría del todo antes de poder degustarla. Luego se conserva en la nevera... pero no sé si tendréis tiempo de meterla jeje!

De merienda en casa de la mamá :)
 Bon appétit!!

martes, 4 de octubre de 2016

Patatas al Horno


Hemos entrado en el mes de octubre, sinónimo de buscar setas y otras frutas otoñales... Pero con este tiempo no sé yo, ni setas ni leches. Seguimos de verano o mejor dicho de veroño jeje! Bueno pues a mi me da igual el tiempo que haga, me apetece comer bizcochos, tartas y platos ricos de otoño, ahí usando el horno a tope! Por eso me preparé estas hermosas patatitas para acompañar unas deliciosas salchichas que compre en mi carnicería. No sé vosotros pero cada vez me gusta menos la carne, con todo lo que veo que le echan: que si antibióticos, que si colorantes, que si conservantes... No me atrevo casi en comprar carne en los supermercados porque cada vez me fío menos. Así que cuando la compro prefiero ir donde sé que es buena aunque me cueste un pelín más... Vamos con la receta que me lío!


Patatas
Escamas de sal
Tomillo 
Pimiento d' espelette (o pimentón picante/dulce)
Queso rallado (el que más os guste)

Mi suegro cultiva patatas en su huerto (entre otras muchas cosas!!) y tengo la suerte de no tener que comprarlas. Las que tenía en este momento eran más bien grandes, hice 1 por persona pero ya veis vosotros según el tamaño de vuestras patatas cuánto tenéis que poner ;).
Precalentamos el horno a 160º. Lavamos bien las patatas para quitarle la tierra, si hace falta nos ayudamos con un cepillo para que queden bien limpias. Las cortamos en dos sin pelarlas. 
Las disponemos sobre la placa del horno y las echamos las escamas, el tomillo y el pimiento d' espelette o pimentón.


Metemos al horno entre 35 y 45 min. Cuando quede más o menos 5 min para el final, espolvoreamos queso rallado encima y dejamos que se termine el tiempo de cocción.


Servimos de inmediato para acompañar cualquier tipo de carne o también pescado. Al no usar materia grasa para hacerlas, resultan saludables y además están deliciosas, garantizado! Jeje!


Bon appétit!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips