martes, 31 de enero de 2017

Parmigiana


Hola les amis, os explico: hoy es lunes, son las 8 de la tarde y llevo días dando vueltas para saber qué receta voy a publicar el martes... Desesperada estoy, hasta pensé en no publicar esta semana 🙈 jeje!! En fin, los que me seguís ya sabéis que soy más de dulce que de salado pero también sabéis que intento mantener el equilibrio entre los sabores publicando una receta de cada alternando todas las semanas. Total, esta semana toca salado y llevo un tiempo que se me fue la inspiración (muy muy lejos), si pudiera alimentarme solo de dulce creo que lo haría jaja! Eche entonces mano a mi fantástico libro de recetas italiana que me traje de Francia la última vez que estuve allí y hojeando el libro me dí cuenta que llevo desde septiembre con una receta hecha! No tenía las fotos donde las suelo almacenar y resulta que estaban en stand by... No me volví a acordar de esta riquísima receta hasta ahora! Aunque las fotos no le hacen justicia al plato, creedme que esta delicioso. Es lo que os explicaba con la Tartiflette, hay platos que son muy difíciles de fotografiar para que salgan bonitos. Bueno encima esa receta la hice un día que recibía familiares y con las prisas no pude hacer más, ya sabéis de qué os hablo 😉. Vamos con la receta!

Las reinas de la Parmigiana 😍

Para 4/6 personas
800 g de berenjenas
250 g de mozzarella
400 ml de coulis de tomate
150 g parmesano rallado 
AOVE

En la receta original hay que poner las rodajas de berenjenas en un escurridor con sal gorda para que vayan soltando el agua, después hay que pasarlas por harina y freírlas... Yo hace mucho que no frío mis berenjenas cuando hago una receta que necesitan ir al horno después, lo que hago es usar el super truco de Concha "De Buena Mesa": las meto al micro unos 3 minutos a máxima potencia con un poco de sal y listo! Ahorramos mucho tiempo tanto en hacer la receta como en fregar cacharros y sobre todo es mucho más sano ya que las berenjenas no están empapadas de aceite. Además pierden menos nutrientes 😉.
Empezamos! Cortamos las berenjenas en rodajas de corte longitudinal de 3 a 4 mm de grosor más o menos. Las metemos en un recipiente apto para el microondas, echamos sal y las dejamos 3 min a máxima potencia.


Cortamos la mozzarrella en dados y echamos un chorro de aceite de oliva en el fondo de la fuente que hemos elegido. También podemos usar papel de horno (lo que he hecho). Encendemos el horno y lo ponemos a 180º.
Vertemos un poco de coulis de tomate (yo use tomate triturado en bote) en el fondo de la fuente y tapizamos el fondo de rodajas de berenjenas. 


Repartimos unos trozos de mozzarella y espolvoreamos el parmesano. 


Repetimos el proceso hasta que se acaben los ingredientes y terminamos con el coulis y los dos quesos. Podemos echar un chorrito de aceite por encima.


Metemos al horno entre 30 y 40 min. Sacamos y servimos de inmediato. Yo serví la Parmigiana con unos chuletones de Ávila, hay que aprovechar los buenos productos de la zona jeje! Los acompañó de maravilla 😏.


Quizás lo deje un pelín de más y el queso quedó un poco tostadito pero os aseguro que estaba el plato delicioso mmm!! Intentaré volver a hacerla y con más tiempo sacer mejores fotos...


Bon appétit!!

martes, 24 de enero de 2017

Bizcocho Choco Coco


Qué tal lleváis esta ola de frío? Nosotros nos intentamos calentar a base de dulces (y algo de caldito calentito) pero lo que más me calienta el corazón es ver a mi nene cogiendo las rindas en la cocina. Esta receta la ha hecho todo él, de la A a la Z... Lo único que he hecho es ayudarle a separar las claras de las yemas y aguantarle el robot a la hora de montar las claras porque su pequeño brazo se estaba cansando. Pues ya podéis imaginar como me ha sabido este bizcocho: el mejor del mundo mundial!! Jeje! Amor de madre 😍!!! Lo habéis entendido, dedico esta receta a mi gran "petit chef" 😁. Hemos sacado esta receta de su libro de cocina que le trajo Papa Noël el año pasado, ya hice unas cuantas recetas de este libro y todas me han salido perfectísimas y sobretodo muy ricas, os dejo dos que ya publique hace un tiempo: Roses des Sables y Tiramisú de Melocotón. Es una receta que no pensaba publicar, Luca quiso hacer un bizcocho una tarde, eligió la receta en su libro y se puso manos a la obra... Ya estaba liado con la masa y me dice que si no le saco fotos como hago yo cuando cocino! Jaja! Me lo como! Así que como salió tan bien y tan rico, decidí publicar este maravilloso postre que hizo solito mi niño, espero que os guste 😊.


Para un molde rectangular de 20x11
150 g de chocolate Nestlé
100 g de azúcar
4 huevos
125 g de mantequilla blanda
100 g de coco rallado
1 sobre de azúcar vainillado
1 cucharada de Maízena

Precalentamos el horno a 150º y untamos el molde de mantequilla.
Derretimos el chocolate al baño maría o al microondas, como lo soléis hacer, yo pongo el chocolate en un recipiente que va al microondas y lo cubro con agua. Caliento unos 2 o 3 min (hay que vigilar), una vez blando retiro el agua con cuidado y ya tengo mi chocolate fundido. Lo metemos en un bol y ponemos la mantequilla dentro para que se vaya derritiendo a su vez. Reservamos.


Separamos las claras de las yemas. Metemos las yemas en una fuente y añadimos el azúcar, batimos hasta que blanquee la mezcla. Añadimos el chocolate con la mantequilla y mezclamos bien. Echamos el coco, el azúcar vainillado y la Maízena tamizada y volvemos a mezclar.


Batimos las claras con una batidora eléctrica hasta llegar a punto de nieve y las incorporamos en 3 veces a la masa con una espátula. Hacemos movimientos envolventes para no romper las claras.


Vertemos la masa en el molde y ponemos en el horno. 


En la receta ponía 40 min pero nosotros lo tuvimos que dejar 1 hora. Ya sabéis que cada horno tiene su historia. Pinchamos con un cuchillo y cuando sale limpia la punta es que ya esta 😉.


Dejamos pasar unos 10 min antes de desmoldar el bizcocho. A la hora de servir podéis espolvorear coco por encima, nosotros no lo hicimos pero quedó igual de rico y de bonito jeje!



Bon appétit!!

martes, 17 de enero de 2017

Tartiflette


Hola les amis! Hoy vengo con una receta muy especial para mi ya que es 100% francesa jaja! No es una receta de mi querida Bordeaux pero el plato que os traigo hoy se come mucho durante el invierno en cualquier sitio de la France jeje. En cuanto llegue el frío es el plato por excelencia que a todo el mundo le gusta comer, eso sí, a los que les gusta el queso! Vale, vale, ya sé que estamos todos intentando proponer recetas un pelín más sanas en la blogosfera en esta época de vuelta a la normalidad después de tantos excesos durante las fiestas pero un día es un día... Y además me moría por comer una buena Tartiflette! Entonces sí, es un plato de los más reconfortantes, estos que cuando te los comes sientes calor al corazón aunque también sientes que es (un poquito) calórico pero qué más da?? Por la noche cenamos ligero y voilà! Así que imaginaros ahí, en mitad de la nada, en lo alto de la montaña dentro un chalet de madera calentito de estos típicos que podemos ver en Heidi, deleitándonos con esta riquísima Tartiflette! Qué os parece, os animáis? 😏


Para un molde de 24x24 (4 personas más o menos)
1 Reblochon de leche cruda
3 patatas grandes
250 g de cebolla
150 g de tiras de bacon
75 ml de vino blanco
Pimienta

Os confesaré que dudé en poner la receta por si os iba a ser fácil o no encontrar el queso pero cada vez los supers nos hacen la vida más fácil sobretodo a mi que siempre estoy en busca de productos "raros" jeje. Yo siempre encuentro el Reblochon en Carrefour, lo tienen en la sección de los quesos franceses, vale 5 euros, para algunos puede quizás resultar costoso pero a mi que me encanta el queso y la Tartiflette no me importa y además no es un plato que vamos a comer todos los días y es taaan rico... 😉

Os pongo el envoltorio, así no os podéis equivocar 😉
Bueno, dejando las explicaciones de lado, vamos con la receta: ponemos las patatas peladas a cocer, las cocemos en agua salada como solemos hacerlo, yo las corte por la mitad y las deje unos 15 o 20 min.


Mientras se están haciendo las patatas, cortamos la cebolla en juliana y reservamos. Freímos las tiras de bacon en una sartén sin añadir nada de aceite, las tiras ya traen su propia grasa, creo que no hace falta echar más jeje. Cuando estén doraditas, las retiramos del fuego y las reservamos. En la misma sartén, con la grasilla que ha quedado de las tiras de bacon (yo añadí un poquito de margarina) freímos la cebolla a fuego medio fuerte primero durante unos pocos minutos. Luego pasamos a fuego lento. Cuando se ponga translúcida la cebolla, vertemos el vino blanco y dejamos hasta que reduzca. Obtenemos una cebolla confitada y ya podemos empezar a montar la Tartiflette.


En un molde que va al horno (el mío de cristal, cuadrado de 24x24), repartimos en el fondo la mitad de la cebolla y la mitad del bacon.


Cortamos las patatas en rodajas y las disponemos sobre las tiras de bacon. Repartimos entonces el resto de la cebolla y del bacon.


Para esta receta el Reblochon tiene que ser de leche cruda y tiene que ser la corteza de color anaranjado. Por eso el que se vende en el Carrefour es el ideal 😋. Limpiamos la corteza con la punta del cuchillo, rascamos lo blanco pero cuidado NO se quita la corteza!


Lo que sí hay que quitar con cuidado es el sello rojo de cera que viene incrustado en la corteza. Partimos el queso en dos y disponemos por encima, teniendo cuidado de dejar la corteza hacia arriba.


Echamos pimienta pero no echéis sal porque el queso ya dará sal al plato y el bacon también, ya tendréis tiempo de rectificar a la hora de servir.


Metemos al horno precalentado a 180º durante 30 min más o menos, hasta que quede doradita la Tartiflette, y el queso totalmente derretido. Servimos enseguida. Espero que os gusten las fotos del resultado final porque siempre me resulta un poco complicado embellecer un plato así 😅...


Bon appétit!!

martes, 10 de enero de 2017

Galletas de Avena y Miel


Ya estamos de vuelta! 👏 Lo primero desearos un feliz 2017! 🎉 Que este año os traiga muchas cosas buenas (y no hablo solo de comida jaja!) Que seáis muy felices y con buena salud eso sobretodo, que sin salud no hacemos nada... Nosotros hemos pasado las vacaciones enfermos y ya tenía ganas de volver a la rutina y dejar los virus atrás! Bueno pues me despedí con una receta de galletas y vuelvo con otra pero muy distinta. Hacía mucho que quería hacer algo con los copos de avena y hacer galletas me pareció la mejor idea aunque tengo que hacer más experimentos con ellos aún... Y como estas galletitas han quedado muy sanas da menos remordimiento comerse unas cuantas jeje! Vamos con la receta!


180 g de copos de avena
120 g de mantequilla
1 pizca de sal
60 g de azúcar moreno
40 g de azúcar
150 g de harina
80 g de miel
60 g de coco rallado
1 cucharilla de bicarbonato diluido en 2 cucharadas de agua caliente

Precalentamos el horno a 160º. En un cazo, ponemos a derretir la mantequilla con la miel y la pizca de sal a fuego lento. Añadimos el bicarbonato y reservamos.


En una fuente, mezclamos la avena con la harina, los azúcares y el coco rallado. Vertemos encima la mezcla mantequilla-miel y removemos bien para obtener una masa bien mezclada.


Ponemos una hoja de papel de horno en una placa y con la ayuda de un sacabola para los helados formamos bolas. 


Las disponemos en la placa dejando algo de espacio entre ellas (aunque no se esparcen). Las aplastamos un poco, yo las deje bastante gordas como lo podéis ver en la foto pero no dudéis en aplastarlas más, cuanto más finas más crujientes mmm!!


Metemos al horno durante 10 min más o menos, hasta que las galletas estén doraditas. Las galletas saldrán un poco blandas pero al enfriarse se endurecerán. 


Dejamos enfriar 5 min sobre la placa y después las ponemos en una rejilla. Se conservan perfectamente hasta después de 2 semanas en una caja hermética... bueno eso si podéis aguantar jeje! 😋


Bon appétit!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips